Mi nueva tele LG 40LF630V

0 votos

Después de más de 6 meses de búsqueda de un televisor sustituto para el que tengo conectado a los Amiga y para mi disfrute personal, por fin he cambiado el aparato de un Sony KDL 26S2000 a un LG 40LF630V. Esto es a grandes rasgos con lo que me he encontrado y mi experiencia después de varios meses de uso.

La búsqueda

Mi primera intención era buscar al menos una TV que tuviera características similares pero con algunas mejoras respecto a lo que tenía. Lo primero es que al menos fuera FullHD (la Sony era HDReady) La diferencia principal es de sobra conocida. FullHD significa resolución de alta definición completa (1920×1080 ó 1080p, la p es de progresivo) mientras que HDReady significa preparado para alta definición (1280×720 ó 720p y una resolución de 1920x1080i, la i es de entrelazado).

El caso es que jamas pude usar en condiciones la resolución 1080i, y siempre acababa usando la de 720p para muchas cosas, entre ellas la captura de imagen con Elgato Game Capture HD, para capturar desde el ordenador y reproducir al tiempo contenidos mediante su conector “pass through” (conexión directa) al HDMI de la tele.

Otra de las razones es que tenía ciertos problemas en el Sony a la hora de poner resoluciones VGA con el Amiga en 24 bits (Mediator, Voodoo3, Picasso96), como ya he relatado en otros textos desde este blog. En la última época perdí la posibilidad de poner mas de 640×480 para ver medianamente bien el sistema. Cuando a menudo conseguía usar la de 800×600 (donde me sentía mas cómodo) o una mayor. Era un caso curioso, pues conectando un PC la conexión iba perfecta.

Cuando empecé a comprar algunos conversores de señal de vídeo (uno de Euroconector/Scart a HDMI, y otro de VGA y componentes a HDMI) empezaron otra clase de problemas. El conector HDMI del Sony dejó de funcionar.

Una de las opciones que menos he usado era la capacidad de recibir señales de televisión en TDT-HD. Cuando compré el Sony aun se emitían televisiones por analógico, y durante un tiempo usaba ambas señales. El decodificador de TDT de la TV Sony solo era para la primera generación, recibía señales de TDT de hasta 720×576. Pero las emisiones en HD, solo se recibía audio. Esto era lo que menos me importaba, ya que la programación en TDT nunca ha sido para tirar cohetes precisamente.

Cuando mis padres se cambiaron de televisión TDT (tenían el mismo modelo que yo de Sony, porque se veía muy bien y además era cómodo de usar) a una de Samsung con Smart TV, me dio por probar la dichosa opción de “Smart TV”, para ver que se cocía en esas nuevas mejoras de televisión inteligente. El Smart TV es uno de esos palabros que se han inventado para unir la informática, las aplicaciones de los dispositivos móviles y la televisión con la intención de conseguir la famosa TV interactiva. Pero los comienzos de los Smart TV han sido desastrosos. El televisor Samsung que adquirimos para mis padres poseía la primera generación de dicha tecnología. Os puedo asegurar que es lenta como ninguna. Parece que el enanito del televisor, ese que acciona las palancas, tuviera reuma. Desde que pulsas a la opción de “acceso al Smart TV” hasta que aparece el menú, puedes dormirte en el proceso. Aparte la ejecución de programas y menús del televisor es también muy lenta. Y la actualización de aplicaciones se hace eterna.

Mi percepción del funcionamiento de aparatos con el paso del tiempo ha ido aumentando. Los que usamos televisores analógicos (de pantalla de tubo CRT) y vídeos de cinta VHS lo sabemos perfectamente. Al poner los canales o la imagen, era casi instantáneo su visualización. Aunque no se viera nítido del todo, al menos podías ver algo con nieve (interferencias de puntitos). Al cambiar de canal no tardabas una eternidad desde que pulsabas el botón físico del televisor o de los primeros mandos a distancias. Y cuando ponías a grabar o reproducir el vídeo, éste te respondía casi mas veloz que los aparatos modernos similares a estas características. Hemos ganado en calidad, pero hemos perdido en desempeño final del producto, en muchos de ellos.

Así que el Smart TV de la Samsung que tenemos me dejó con bastante mal sabor de boca. Por lo que no era algo primordial que buscase específicamente en el nuevo modelo. Me supongo que muchos otros también la miraban con recelo en las siguientes generaciones.

Mas tarde, y gracias a otras personas que conocí por Internet, me enteré de que “tarde o temprano” iban a cambiar nuevamente la tecnología de la TDT para endilgarnos la nueva TDT2, que no es otra cosa que una nueva forma de venderte otra vez aparatos nuevos con un descodificador diferente y con una compresión mejorada. Dicha capacidad la tenían en la recamara desde hace tiempo (otros países ya la usan). Sobre la instauración de la TDT en España ya os he hablado mucho de la chapuza y negocio que han formado con dicha implantación, pero aun así siguen insistiendo.

Pero pongamos en materia. Al final decidí las siguientes características:

  • Al menos 32 pulgadas de televisor.
  • Que tuviera Euroconector/Scart, al menos 1.
  • Que tuviera Vídeo compuesto y Componentes: Y Pr Br.
  • 3 HDMI como mínimo.
  • FullHD (1920×1080 ó 1080p).
  • Precio tope de 500 € como máximo.

Y las opciones dudosas que no estaba seguro:

  • ¿Smart TV?
  • ¿Compatible DLNA? (ver contenidos en red Ethernet)
  • ¿Conector RJ45 para transmisión de contenidos/Internet?
  • ¿Preparado para TDT2?
  • ¿Compatible con NetFlix?
  • ¿Colgarlo en la pared? (Estándar VESA)

La elección

Los Samsung que encontré no me apasionaban demasiado, sobretodo cuando empezaba a leer los manuales de instrucciones y su configuración. También miré otras marcas. Los Sony eran bastante caros los que encontré. Incluso miré marcas exóticas como los Xiaomi (pero de lejos, ya que oficialmente no están en venta en España, por lo que no tendría servicio técnico en España).

Entre medias aparecieron muchos con resolución 4K, con tecnología 3D con gafas, y también los curvos que ahora están tan de moda.

Buscaba algo un poco mas sencillo y al final caí en los LG, tenía dos modelos favoritos: los LF650V y los LF630V. Se diferenciaban sobretodo en que unos eran compatible 3D con gafas y otros no (el de referencia mas bajo).

Me leí comentarios sobre todo el mundo. Buenos y malos. Vi vídeos de desempeño y funcionamiento, en varios idiomas, y de “Unboxing” (palabro con el que se conoce a como se abren las cajas de los aparatos cuando te compras y saber con lo que te vas a encontrar). También me empollé un poco eso de las últimas tecnologías o sistemas de los Smart TV. Algunos Samsung están incluyendo el sistema Tizen, pero otros no. Unos usan el WebOS (sí, juro que se llama así) pero otros no. Y entre medias hay versiones o generaciones diferentes que van mejor o peor.

El caso es que al final uno acaba como la cabeza con un bombo, lleno de siglas, de opiniones a medias, y de imágenes sobre dichos televisores.

Amigos míos incluso me recomendaban que mirase algunos modelos, otros me pedían consejo (ya que ellos también estaban en la búsqueda del bueno/bonito/barato). Incluso uno me dijo que se había comprado uno hace relativamente poco tiempo, pero que no le venía con entrada de auriculares. El Sony que usaba sí tenía dicha entrada. Pero por si acaso miré si los nuevos que estaba considerando la traían también.

Cuando ya casi lo tenía decidido, aun estaba dudando si al final elegir uno de 40″ o el de 32″. Había medido el espacio que ocupaban y ambos cabían perfectamente en el hueco que iba a disponer. En el último momento también miré alguno mas de 4K.

Finalmente me decidí por el del título del artículo.

La compra

Aunque había previsto que el modelo elegido estuviera también disponible en una gran superficie muy conocida, al final decidí comprarlo por Internet (en Amazon, a través de su plataforma Marketplace). Por supuesto miré que dicha tienda tuviera buenos comentarios de sus clientes. También mire las opciones de devolución por si tenía que utilizarlas.

Lo compré un sábado por la mañana y tuve que esperar hasta el martes siguiente. Elegí que me lo enviaran de forma urgente. No tuve problemas de recepción (ese día el Ignacio maligno estaba de vacaciones).

El montaje

El televisor en la caja

El televisor en la caja

Realmente no fue muy complicado. Solo necesité un destornillador para poner los tornillos que trae para el pie de la base.

Lo mas complicado fue desmontar toda la mesa y desliar todas las conexiones que tenía. Los cables siempre acaban enredados unos con otros, de tanto poner y quitar conexiones con el tiempo. Y es que la mesa que tiene la tele, tiene 3 ordenadores conectados y un par de aparatos para convertir señales de un formato a otro.

Saqué el panel (pantalla) de la caja, los manuales de instrucciones, los accesorios y el pie del monitor. Me vi el esquema de montaje. Los manuales uno era de garantía y de consejos de seguridad. En realidad no hay manual de instrucciones como tal. Solo viene una pequeña guía esquemática del montaje del pie (que sirve para 5 modelos diferentes, según las pulgadas del aparato). La explicación de los conectores, y un poco sobre los botones del mando a distancia. Eso es todo.

El manual de instrucciones como tal, se lo han ahorrado y es electrónico (está dentro del televisor accediendo desde un botón del mando). En la web oficial puedes bajarte una versión electrónica (en HTML) para ver desde el navegador de tu ordenador.

El pie de la base es quizás un poco mas tinguiringuí de lo que pensé. Por lo demás no tengo queja. La instalación del mismo es bastante sencilla. 4 tornillos para poner una pieza del pie con la que va pegada al panel, y después de ensamblar eso, otros 2 tornillos mas para fijarlo al panel. Y ese es todo el montaje. Los tornillos son gruesos y bastante firmes.

El primer encendido

Detras de la luz esrá el Joystick

Detras de la luz esrá el Joystick

El televisor puede encenderse desde el botón físico, que es como una especie de “joystick” (palanca de direcciones) y se encuentra en el centro de la pantalla por debajo, escondido de la vista. Una pulsación y se enciende. Aunque también puedes hacerlo desde el mando a distancia.

El mando a distancia

El mando a distancia

Con el primer encendido empieza una especie de tutorial simpático con un bicho que te va dirigiendo con las opciones que tienes que ir seleccionando. Idioma, país, selección de zona horaria, incluso el código postal. Además en el proceso que se alargó un poco, tienes que ir aceptando varios contratos de uso. A grandes rasgos todos vienen a decirte eso de:

“Si no lo aceptas, la experiencia del uso de todas las opciones se verá reducida.”

Esto quiere decir que lo aceptes sí o sí, porque sino algunas cosas no podrían funcionar adecuadamente. En dichos contratos, que los hay de varios tipos, permites que te espíen, que controlen en cierta medida lo que ves, que puedan utilizar esos datos estadísticamente para saber cómo usar el aparato, etc. Hay incluso uno para los que usen comandos de voz (no se dónde, yo hasta la fecha no he hecho nada de ese tipo). El caso es que tú, adoctrinado durante años con el software que utilizas en los ordenadores, tienes que decir “sí a todo”, porque sino no lo usarás completamente. De hecho hay una opción para marcar todos y aceptarlos conjuntamente, sin tener que hacerlo por separado.

Lo que mas me sorprende de todos estos contratos de licencia o uso, que como siempre son largo de narices, es que te pasas un buen rato bajando por el mini recuadro que suelen poner en dicha zona de lectura. Nunca aprovechan la zona completa de la pantalla. Y tampoco esta resumido de una forma clara y concisa. Siempre con un lenguaje muy enrevesado.

El resumen de estos suele ser básicamente:

  • Si sale algo mal, la marca no será responsables. Lo será usted por utilizarlo.
  • No nos podrá demandar por nada. El culpable siempre será usted por confiar en la marca.
  • Podremos espiar cada movimiento que haga en su aparato, la opción de Internet es para eso. Le dejamos que la use para otras cosas (como ver contenidos multimedia de pago, siempre que pague a quien proceda), pero un pequeño caudal lo emplearemos para que nos mande datos de desempeño de como usa el aparato. Y no podrá hacer nada porque lo ha aceptado.
  • Si no acepta nuestras condiciones, la opción quedará deshabilitada.
  • Los datos que no sean relacionados con el desempeño y uso del aparato, tales como información de lo que ve, comandos de voz, y elección de contenidos que visualiza, sean legítimos o no, nos servirán para poder realizar productos “mejores” con los que ir limitando su forma de visualización en futuros aparatos.
  • Además nos reservamos el derecho de bloquear contenidos. Que dejen de funcionar determinadas aplicaciones. Ponerles anuncios a la carta y de contenidos que queramos venderle. Al aceptarlo, lo permite.
  • Usted es perfectamente consciente de lo que hace. Si no lo lee pero lo acepta aténgase a las consecuencias. No leerlo y aceptarlo no implica que nos importe, pero haremos uso de los datos como nos plazca.

Este es el verdadero precio que hay que pagar por un “televisor inteligente”.

Empezando a disfrutar

Después de la configuración inicial, y sin saber muy bien lo que estoy haciendo, ya que no hay un manual impreso, por fin llegamos a la opción de ver y hacer algo con el televisor. Lo primero que aparece es un programa de televisión, ahí empezamos a visualizar que tal funciona. A la hora de presintonizarlos aparecen todos desorganizados como pasa con cualquier televisor.

NOTA: Después de unas semanas logré organizar los canales de televisión, pero tuve que perderme durante un buen rato en menús y opciones, porque el manual en línea es un poco incómodo para navegar por el televisor.

El procedimiento es: botón del mando Q.MENU / Opciones Avanzadas / Canales / Administrador de canales.

Desde ahí tienes que irte a la opción de Editar número de canales, y podrás organizarlos en dos columnas: la izquierda como aparecen y la derecha como se quedaran. Entremedias hay un botón en la pantalla de “cambiar”. Puedes elegir de la primera columna, darle a cambiar y elegir de la segunda, o bien elegir las posiciones y después darle a cambiar. En cualquiera de los dos casos, tarda un par de segundos y te pone la lista actualizada, marcándote de otro color en la lista de la derecha el último cambio y canal movido.

Por lo demás el manejo y visualización de los canales de televisión es rápido. Te da la información básica. Puedes ampliar la información pulsando la tecla INFO. Y puedes irte a la guía de programas con el botón GUIDE del mando. En este caso tardará unos segundos y te pondrá en la esquina superior izquierda y en pequeño el canal que estas visualizando, mas abajo la lista de los programas que hay en cada cadena de televisión, junto con la linea del tiempo característica, marcándote lo que emiten en ese momento. Debo decir que estas guías de programa están plagadas de opciones por todos los costados. Cuando estas navegando por la ristra de canales, es un poco mas complicado salir de la lista para ir a una opción en concreto que esta en la parte superior, teniendo que moverte de forma extraña con la cruceta. De momento no he encontrado ninguna guía de programas sencilla de manejar en los que me ha tocado usar.

Una de las cosas que me ha parecido útil, es que en la información ampliada cuando estas visualizando un canal, puedes ver el siguiente programa o subir de canales y que te vaya informando de los programas sin cambiar de canal. Eso sí, esta opción depende enteramente de la recepción de la guía de programas emitida por el aire, y no siempre está actualizada en según que canales y momentos. Algo que debería estar por ley obligado en todos los canales que tienen licencia. Esta opinión no tiene nada que ver con el desempeño del televisor.

Utilizando el SmartTV

Accedoemdp a las aplicaciones

Accedoemdp a las aplicaciones

Aparte de televisión, otra de las opciones estrella es el uso de diferentes aplicaciones que puedes utilizar con el televisor. Te vienen algunas preconfiguradas y otras que tendrás que configurar o personalizar tu. Por ejemplo me venía la de Yonvi, Wuaki.tv, YouTube, NetFlix y algunas otras en los acceso rápidos. No dispongo de todos los servicios que requieren pago, pero he podido probar YouTube y NetFlix.

Debo decir que el televisor tiene una conexión inalámbrica y por cable RJ45. Yo lo tengo conectado por esta última. La conexión por cable es siempre mucho mas estable.  Tengo que agregar que es una conexión de 100 Mbps. Si tienes una red 1000 Mbps (Gigabit Ethernet) se limitará tu transferencia. Esto puede repercutir en contenidos que tengas alojados en otros dispositivos y sean de gran tamaño. Mas tarde hablaré sobre esto.

Pulsando el botón de la Casa desde el mando a distancia, accederás a las aplicaciones y opciones rápidas que tengas preconfiguradas. Por defecto las últimas se configuran mas cerca y las que menos uses se quedan mas lejos, aunque esto puede personalizarse. El orden empieza de izquierda a derecha. La primera es la que estas visualizando en ese momento, y las restantes un poco mas estrechas las últimas utilizadas. Vas deslizándote con el botón correspondiente de la cruceta del mando hacia la derecha y vas encontrado todas las que hayas utilizado según tu último acceso o organización. Para marcarte que estas encima de la opción elegida, la zona se levanta un poco del nivel, así sabes por donde vas. En la parte superior de la pantalla veras la aplicación  u opción que tienes marcada, para saber a que corresponde, si no te conoces el logotipo de ésta.

Mover o eliminar aplicación

Mover o eliminar aplicación

Cuando vas al extremo derecho mas alejado del todo, los iconos cambiar y aparecen mas pequeños. Desde ahí puedes organizar la posición según tus necesidades. Encontrarás una flecha encima de ellos, pulsando en la cruceta te dará a elegir que posición quieres que ocupe o bien si quieres eliminarla de tus accesos rápidos o desinstalarla.

Desde la aplicación de LG Content Store puedes agregar mas. Debo decirte que aquí también aparecen contenidos a la carta de pago de varios servicios. Según lo que vayas visualizando se te presentaran contenidos parecidos de tus gustos. Así que hay que tener cuidado con lo que uno elige no sea que le des a uno de pago. También hay aplicaciones de pago y aplicaciones gratuitas. Hasta la fecha, todas las que he usado es gratuito (salvo NetFlix), y dudo seriamente que pague por algo. En ese caso no se muy bien como se haría, pero me supongo que te enviaría al navegador web para pagar con Paypal o tarjeta de crédito/debido en alguna pasarela que cargue. O bien te lo cargarían desde otro servicio si ya lo tienes contratado previamente. Una de las utilidades que puedes encontrar interesantes en la tienda de aplicaciones es Plex, para poder acceder a contenidos que tengas compartidos en otros ordenadores o en dispositivos en red. Sobre esto hablare mas tarde.

Tengo que decir que, aquellas aplicaciones que requieran escribir en pantalla, te saldrá un teclado virtual. Con el mando a distancia te desplazarás letra a letra para elegirlas. El televisor tiene conectores USB, esto permite conectar un teclado inalámbrico o bien un teclado con cable y poder usar para escribir convenientemente. A mi me regalaron un teclado Logitech que tiene Touchpad integrado y también se puede usar como si fuera un puntero en la tele. Tengo que decir que no todas las aplicaciones están preparadas para funcionar convenientemente con teclado. Por ejemplo la de YouTube, en la zona de buscar, parece que no se entera correctamente, pero si permite usar el TouchPad sin problemas. Sin embargo en NetFlix no he tenido problemas para escribir. Con el navegador web integrado en el televisor he podido escribir la dirección sin mucho quebradero de cabeza. Los teclados virtuales son un poco mas incómodos de usar con el mando a distancia si escribes a menudo.

Aplicación de NetFlix

Si tienes cuenta en este servicio, como me pasa a mi, podrás acceder cómodamente a ver contenidos desde aquí. El manejo con el mando a distancia es tan fluido como en cualquier otro dispositivo como puede ser un ordenador, una tableta o un teléfono inteligente. Como se parece en todos, es agradable de usar. Si tienes conectado un teclado al televisor, podrás escribir fácilmente lo que buscas. Sino tendrás que apañarte con el teclado virtual que tiene la aplicación y utilizarlo desde el mando.

Como los contenidos de NetFlix están organizados por temáticas, e incluso tienes una lista personalizada de lo que hayas añadido para ver, el acceso a contenidos que te interesen es muy sencillo.

La fluidez para ver en alta definición es perfecta. Aunque el televisor solo tenga conexión a 100 Mbps por cable debes tener en cuenta que NetFlix tira mas de la conexión a Internet, que casi siempre será mas lenta que tu conexión local. En mi caso tengo contratado los 30 Mb de Jazztel, así que veo bien los contenidos en alta definición. No todos los contenidos están en alta definición. Si quieres saber si estas recibiendo algo en la máxima calidad de este televisor puedes pulsar la tecla INFO del mando y ahí verás a que calidad lo estas recibiendo.

Aplicación SmartShare (integrada en el televisor)

Esta “aplicación” es el acceso a algunos contenidos que puedas tener en otros ordenadores o en algunos dispositivos de red compatibles con DLNA, por ejemplo un NAS (disco duro en red). Desde esta parte puedes acceder a contenidos que tengas alojados en tu PC con Windows (tienes que instalar el programa del mismo nombre que encontrarás en la web de LG) o bien acceder a estos vía NAS si tiene el estándar DLNA.

Desde ella podrás ver vídeos, música (sonido) e imagen (fotos) de muchos tipos de formatos, entre los que destaca el AVI con DivX y XviD, mpeg 4, MKV, MP3, JPEG y muchos otros. En el manual de instrucciones electrónico que está en el televisor y el que puedes conseguir descargable en Internet en la web de LG (en formato HTML) podrás leer mas sobre el soporte de todos los formatos.

Para poder acceder a contenidos que estén alojados en ordenadores Mac, te recomiendan poner la aplicación Plex y usar el programa del mismo nombre (el servidor de Plex en este caso, que tendrás que instalar y configurar convenientemente), con el que podrás acceder a los contenidos en este tipo de plataforma. Plex puede usarse con mas aparatos (también con dispositivos NAS) y otros para acceder a diferentes contenidos en red e Internet.

Aplicación “Conectividad” (integrada en el televisor)

Las conexiones HDMI, por componentes, Euroconector/Scart están definidas como “aplicaciones”, de tal modo que puedes acceder rápidamente a una en concreto que utilices habitualmente. También puedes acceder a la aplicación completa de gestión de conexiones, desde la que podrás editar las etiquetas y algunas otras cosas para que aparezcan después desde el acceso directo de aplicaciones principal. De ese modo, por ejemplo si tienes conectado a un HDMI una consola, podrás localizarla fácilmente añadiéndole una etiqueta con el nombre en concreto.

Aplicación Screen Share (integrada en el televisor)

Mediante esta aplicación puedes compartir fácilmente contenidos desde Android (no se si bajo iOS también se puede, no tengo con que probar en este caso). Solo tienes que configurar en el dispositivo móvil (si tu versión de sistema lo permite) una pantalla inalámbrica y emparejar el televisor para que se conecta automáticamente la próxima vez que lo uses.

Una vez hecha la conexión podrás reproducir lo que ves en tu dispositivo, visualizar fotos, aplicaciones, vídeos, etc, de una forma cómoda y fluida.

Desde la tienda de aplicaciones de tu dispositivo también tendrás la aplicación LG TV Plus que podrás usar como mando a distancia alternativo. De hecho al tener este tipo de mando podrás controlar de una forma mas fluida muchos aspectos del televisor, no solo cambiar de canales o subir el volumen, también te deja controlar las aplicaciones del Smart TV de forma mas cómoda que con la cruceta del mando original.

Conexiones al televisor

Conectores HDMI y USB

Conectores HDMI y USB

He probado varios aparatos por HDMI (con conversores de Euroconector/Scart a HDMI y de VGA a HDMI) aparte de algún aparatin mas por dicho conector. Todos han funcionado correctamente.

He tenido algunos problemas al intentar conectar cosas al Euroconector (el cable de RGB a Euroconector del Amiga, y un adaptador de Vídeo compuesto a Euroconector. No he conseguido que funcione adecuadamente y aun no se la causa real. En el manual electrónico pone que en determinadas ocasiones cuando esta en segundo plano algo relacionado con el Smart TV la conexión por Euroconector parece no estar activa.

Mas clavijas de conexión

Mas clavijas de conexión

También he comprobado como la entrada por componentes y de vídeo compuesto es combinada. ¿Qué quiere decir esto? Pues que una de las clavijas de entrada de componentes es mixta y puedes conectar la clavija de vídeo compuesto (amarilla). Cuando vayas a elegir la entrada desde el gestor de conectividad, es cuando marcas que estas usando Vídeo Compuesto y entonces dicha entrada se usará de esta forma.

Por esta conexión he probado el Harlequin (mi Sinclair ZX Spectrum con tecnología moderna). Sin embargo no he podido conectar el ZX-Uno, porque no detecta señal. Así que en este aspecto estoy un poco confuso.

Por HDMI y con los adaptadores/conversores de Euroconector/Scart o de VGA, se ve fenomenal la imagen. En concreto he probado el Amiga 1200 (por VGA a HDMI), el Amiga 500 (por Euroconector a HDMI) y el Mac Mini PowerPC por DVI a HDMI, funcionando todo perfectamente.

He intentado conectar mis auriculares Bluetooth. Por lo visto para que funciona correctamente en mi modelo de televisor necesita que utilicen el estándar en concreto: LG Sound Sync, sino no funciona. Supongo que conectando a la entrada de auriculares del televisor un transmisor de audio de Bluetooth no habrá problemas para poder oír correctamente con mis auriculares. Con los modelos actuales de televisores fabricados por LG a partir del 2016 parece que han corregido este problema.

Conclusión

Guía del usuario en la TV

Guía del usuario en la TV

Puedo decir que si bien hay algunas cosas que no me gustan (demasiados contratos de licencia), la guía de uso integrada en el televisor y alguna otra, pero en general hay cosas que las veo muy bien con respecto a mi anterior televisor.

No esperaba tanta fluidez en el SmartTV, me alegra haberme confundido. Va bastante bien para lo que pido.

Tampoco esperaba tantas posibilidades de conexión: Red Local (PC, Mac, NAS), aplicaciones de streaming como YouTube, NetFlix y algunas otras. Incluso conexión con dispositivos Android.

En ocasiones el tamaño de 40″ se hace bastante grande si estas pegado a un ordenador. Pero para visualizar contenidos o jugar a una distancia adecuada, es perfecto.

Por el momento le saco mas ventajas que pegas. No se si mi percepción acabará cambiando con el paso de tiempo, pero si lo hace, publicaré algún texto despotricando sobre cosa que no me gustan del televisor.

Por lo que he pagado y las prestaciones que me ofrece, creo que lo disfrutaré durante mucho tiempo.

1 comentario

  1. Personalmente creo que podias haber comprado un televisor de 40" mucho mas barato y añadirle una TvBox android que es mas versatil, se le puede instalar practicamente de todo. Yo personalmente lo tengo asi, compramos una de 40" polaroid por 180€ entregando una tele de 9 años de 32" y posteriormente le puse una tvbox con 2Gb/16Gb, tiene codi y mas aplicaciones de tv preinstaladas, le he instalado de momento todo lo que he querido hasta algun juego como el asphalt 8 para probar como tiraba, la verdad que lo recomiendo. Ah y tiene miracast incluido.

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA *