Menuda pesadilla amiguera he tenido

Título alternativo: Una pesadilla: «Que sepáis que he perdido 2 ordenadores»

Así me despertaba de una pesadilla muy rara que tuve el 25/6/2016, un poco antes de las cinco de la madrugada. Os cuento lo que recuerdo del sueño, perdonad que este un poco lioso.

Me encontraba en mi habitación (dormitorio), estaba mirando la placa madre del Amiga 500 encima de la cama. No sé muy bien como tenía conectada dicha placa para poder disfrutar de los programas. El caso es que yo estaba a pocos centímetros de ella, en mi pose de esfinge como si estuviera mirando la tableta, pero directamente a la placa del A500, la almohada, cruzada debajo de mi y cerca de la placa. Es como me pongo normalmente en verano para ver contenidos audiovisuales.

Recuerdo que la habitación era la misma antigua que tenía antes con la mesa en forma de esquinada, aunque solo tenía un ordenador y el resto era mesa vacía. Todo estaba colocada de diferente forma y con menos aparatos. En el sueño sigo teniendo habitación de despacho (la otra que tengo actualmente) y allí estaba el PC y los Amiga.

Mientras estaba con la placa, como si estuviera viendo la tableta pero con el Amiga 500 en su lugar, ahí divirtiéndome viendo «como funcionaba» todo, no me daba cuenta de que los componentes se iban cayendo. Lo curioso es que la placa parecía funcionar hasta con un montón de chips sueltos, resistencias, condensadores, y otros componentes. Hasta que en un momento dejó de funcionar. Para entonces veía como la placa tenía huecos totalmente vacíos. Y sobre la sabana bajera de la cama estaban un montón de chips y componentes sueltos ahí a mogollón y totalmente desorganizados. Lo mas curioso es que no me percate del todo que había perdido un ordenador así hasta un poco mas adelante del sueño.

Ahora pasamos a otra escena. Aparece mi padre, está buscando una cadena por la casa. Me dice que es un sistema infalible para que la puerta no se mueva con la corriente de aire y que lo va a poner en la mía cuando lo encuentre. Se va a rebuscar por la casa haciendo un ruido tremendo (como siempre hace cuando busca algo por armarios, cajas y bolsas). Yo le intento explicar que la cadena no va a servir de nada. Que lo único que va a valer es para que cuando la ponga, la puerta entre abierta va a pegar portazos y a sonar con cadena incluida. Pero el sigue buscando y dice que es el sistema perfecto. El sigue buscando.

Mientras me pregunto ¿por qué ha dejado de funcionar la placa del A500?. Aun no llego a comprender de que forma se han caido los componentes, si solo estaba viendo como funcionaba. El caso es que no se me ocurre otra cosa en ese momento que coger otra, esta vez la placa de un Amiga 1200 (un modelo superior) y hacer lo mismo. Ponerla en la cama y ver como funciona. Obviamente ésta también va perdiendo componentes.

Al rato vuelve mi padre, que ha encontrado la cadena. Vuelve a intentarme convencer de que es un sistema infalible para que la puerta pueda quedar abierta y que no se mueva con la corriente de aire.

Oigo de lejos como el tiempo es inestable. Fuera y por mi ventana veo que está empezando a formarse una tormenta. pero aun no está lloviendo. Solo algún trueno, algún relámpago, pero todavía no hay nada de agua. La luz de fuera se va oscureciendo como si el cielo se cubriera de nubes y tapara el sol totalmente. quedando ese ambiente apagado, rojizo y oscuro.

Yo harto de la dichosa cadena, le digo a mi padre que me niego a ponerla. Tenemos una discusión en medio del pasillo. Al final se la quito. Le digo a gritos que es un sistema inútil. Que lo pondrá, la puerta se moverá, y aunque esté sujeta, hará ruido la cadena y al destensarse ésta dará portazo la puerta y no servirá de nada. Sonarán ambas cosas. Por lo tanto tendremos una cadena que hace ruido y una puerta que da portazos. Y además que la cadena es enorme y fea, con unos eslabones enormes y de estilo viejo con un color dorado amarillo enegrecido y rugoso.

Mientras esta bronca ocurre, mi madre está intentando dormir una siesta, y la conversación ocurre justamente cerca de su puerta. Le digo a mi padre que siempre se le ocurren ideas de bombero justo cuando «mama» está descansando, o intentandolo porque estamos haciendo demasiado ruido con la conversación acalorada. Que dejemos de gritar porque está descansando y si no, no va a poder con la dichosa cadena de las narices. Cojo la cadena y me voy a mi despacho con ella. Allí, está el sillón (uno que normalmente tenemos en la habitación de los bollos/horno/tendedero de ropa). Como esta en mi despacho, no se me ocurre otra cosa que poner la cadena debajo del cojín del asiento. Meto la dichosa cadena, pero se ve un bulto enorme. El cojín queda como su tuviera torcido y mirando para arriba, con la bolsa y dentro la cadena dichosa. Pero lo dejo así.

Esta parte que voy a contar creo que se me ha metido a causa de hechos ocurridos un día antes, vino una amiga de la familia a visitarnos. Como ahora estoy en mi despacho vuelvo a vivir la escena que tuve en ese momento. Ahora esta mi madre y la amiga, que acaba de ver como está la habitación de casa que ahora es mi despacho. El caso es que me ve, nos saludamos y mientras están mostrándole la mesa con los Amiga, le enseño el que tengo debajo de la tapa del Amiga 500 y le digo:

«Mira, aquí abajo está el Amiga 500, un ordenador que funciona desde 1989, ¿quién puede decir eso después de tanto tiempo?, bueno, ahora solo está la carcasa, ya que le estoy haciendo unas pruebas…»

Después de decir esto, en mi suelo esta escena desaparece.

La siguiente escena es en mi dormitorio nuevamente. Descubriendo y dándome cuenta de cómo ha pasado el problema de las dos placas y pérdida de componentes desperdigados por la cama. Las placas están cada una con boquetes de huecos de componentes. El Amiga 500 casi solo le queda la placa sin nada, el Amiga 1200 tiene huecos con y sin componentes de forma aleatoria. Descubro que esos ordenadores ya no van a volver a funcionar. Me da mucha pena y me voy a anunciarselo a mis padres, que ahora se encuentran en el salón de casa.

Allí, mi madre está buscando por una caja adornos del árbol de Navidad. El árbol está puesto (el verde que teníamos desmontable) y ya tiene las luces y las bolas puestas. Se ve que está encendido y delante de la puerta al lado del recibidor. Pero mi madre aun está buscando algún adorno en alguna caja para poner. Mi padre está sin hacer nada, de pie, y mirando. Y yo aparezco en la habitación por el pasillo que va a mi dormitorio, Me voy a sentar en el sillón, pero en lugar del sillón actual está el viejo tresillo de la sala, ese que tenía el cuero cuarteado por los antebrazos. Hay cojines rojos encima de la zona donde me iba sentar. Antes de hacerlo empiezo a hablar y a contarles lo ocurrido a mis padres.

«Que sepáis que he…

No termino aun la frase, y mi madre me dice:

«¿Qué dices, que no te escucho bien?»

Vuelvo a comenzar la frase:

«Que sepáis que he perdido doa ordenadores. Me da mucha pena porque son los Amiga…»

Mi madre me interrumpe y (no son las palabras exactas, porque no las recuerdo del sueño) pero es algo como:

“Menuda desilusión, empezabas tan bien la frase que después al terminarla le destrozas los sueños a cualquiera.”

El caso es que yo continuo con lo que estaba anunciando:

«Me da mucha pena, porque el Amiga 500 es un ordenador de mas de 25 años que ha estado conmigo y ahora ya no funciona. No creo que se pueda reparar, porque está como si la placa estuviera vacía con huecos y ninguna marca o lugar de donde va cada componente. Y el Amiga 1200 le pasa mas o menos lo mismo. Aun así he decidido recomponerlos otra vez, compraré otras placas para volver a tenerlos en uso. No serán las mismas pero lo haré, aunque tenga que buscar por eBay.»

Ahí me doy cuenta de que es un sueño… uf menos mal. Me da por mirar el reloj del móvil y ver que son las 4:56. Y al rato, decido escribir el sueño. Mejor fuera, que dentro.

Así que niños, no os pongáis con la placa de vuestros ordenadores Amiga a jugar desde la cama, pues una almohada asesina irá quitándole los componentes, y se quedará inservible.

Aun me pregunto. ¿cómo podía estar viendo la imagen del Amiga sin estar conectada este a un monitor? ¿O cómo podía cargar cosas porque no tenía disquetera conectada? ¿Y cómo veía funcionar éste porque no tenía el cable de la fuente de alimentación conectado, ni siquiera ratón, ni joystick…? Aun así yo veía funcionar el ordenador con la placa en la cama, como si estuviera trasteando con la tableta.

Tampoco me explico a que viene la escena de la cadena, mi padre y su sistema contra puertas y corrientes, y que me enfadase tanto por ello, y se la quitase y la mal-guarde debajo del asiento de un sillón. Era grotesco como dejaba el cojín del asiento, se veía que estaba ahí debajo algo y dicho cojín del asiento totalmente torcido.

No llego a comprender por qué mi madre está buscando adornos de Navidad en pleno verano con el árbol puesto. Ni la escena trágica de mi anuncio “en público” delante de mis padres contándole que los ordenadores Amiga están rotos pero que los iba a reponer igualmente.

¿Hay alguien que puede interpretar el sueño? ¡Gracias!

2 comentarios

  1. La moraleja de todo esto, es que para escribir cómo ha sido la pesadilla hay que hacerlo justo en el momento en que te despiertas y aún recuerdas la mayoría de los detalles, porque como dejes pasar el tiempo…..no hay manera….te olvidas.

    La interpreto como el cariño incondicional que tienes por los Amiga y el inevitable deterioro de estos, más allá de la obsolescencia programada, que le llegará inevitablemente, más tarde de lo normal pero llegará, en cualquier caso, cómprate un Amiga de repuesto antes de que sea tarde. 🙂

  2. Increible historia ignacio. la verdad que ver perder así los componentes del amiga es una pesadilla, en  toda regla !!!

    Menos mal que todo fué un sueño y, igual que el comentario anterior, comprate un amiga de repuesto por si aca XDD

     

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.