Crónicas de una informática decadente

NOTA: Texto rescatado de la sección de artículos de la antigua versión Web de Avalon Software en 2004. Texto escrito originariamente el 21/Abril/2002.

En los comienzos de abril de 2002, toda la técnica al servicio de Avalon Software le dio por fastidiarse, esta es solo otra crítica mordaz de una parte de esa desgracia, que uno suele recordar en la cabeza cuando esta en esos días de plena restructuración de equipo.

La informática como la conocemos empieza a caer en un pozo sin fondo, uno podría pensar que cuanto más avanzada está, mejor debería ser todo. Los primeros ordenadores personales eran más bien jugetitos muy compactos (en su mayoría) y con pocas prestaciones, solo para pasar el rato. Después empezaron a aparecer los ordenadores “mas potentes” ¡16 bits! algo que sonaba a maravilloso, podías no solo jugar sino que también hacer cosas útiles y ahí empezó una carrera sin sentido por ver quien era el mono que más lejos meaba. Que un mono veía como su “máquina” no hacía tal, cogía un cacho de circuitería innovadora y se lo añadía a su juguete, y atónitos los otros monos quedaban boquiabiertos hasta que a uno de ellos le entraban envidias tontas y hacía lo mismo pero con un cacho mayor y de mejores prestaciones.

De pronto uno se da cuenta que los famosos 16 bits tienen un límite, ese que todos dicen “inalcanzable” y que después días mas tarde se supera y otro cambio radical ocurre en esta sociedad que se pelea por las migajas del pan que las “amables” y “compasivas” compañías informáticas nos ofrecen desde lo alto de sus grandes edificios en sus despachos mientras deciden que o que ha dejado de ser compatible. Y esta estúpida carrera hacia la nada se repite una y otra vez siempre con ese mismo ciclo, mas largo o mas corto, pero el mismo.

En la actual fecha uno podría pensar, que un maravilloso Pentium III podría ser compatible con piezas de anteriores sistemas. Uno diría por ejemplo, si la tarjeta gráfica lo es, pero se le ocurre mirar las limitaciones de su nuevo y flamante equipo. Si puedes poner a lo mejor la tarjeta PCI que tenías en tu antiguo Pentium, pero resulta que con el nuevo han sacado un nuevo estándar llamado AGP y en vez de hacerlo compatible con la vieja conexión cambian el “enganche” y ponen uno nuevo, diferente, y por supuesto incompatible con tu tarjeta y lo mismo ocurre con la mayoría de componentes interiores de un ordenador, por ejemplo el microprocesador (el cerebro pensante), primero fueron los procesadores en placa con los 286, 386, 486, los Pentium cambiaron el “zócalo” de conexión pero también iban sobre la placa. No sé sabe muy bien por qué a un ingeniero loco se le ocurrió poner las siguientes generaciones en tarjeta. Un tipo listo diría:

“¡Oh! ¡que bien! así puedes intercambiar modelos para ampliar”

que se supone que sería para eso, esta generación duro hasta el Pentium III, porque en la última época del Pentium III se les ocurrió volver al sistema de cerebro en placa madre, con otra conexión diferente. Y con esto vislumbramos fácilmente el negocio montado por “la gran corporación de la informática”. Y con eso hemos conseguido tener tropecientas placas madre diferentes “compatibles” de una extraña forma pero incompatibles entre generaciones, de tal forma que se han montado el chanchullo para que con cada generación, no solo tengas que cambiar un componente, sino que éste supone cambiar medio ordenador.

El cambio más evidente en estos tiempos es pasar de un Pentium 3 Slot-1 a un Pentium 4 Socket 478. Uno piensa que aunque su Pentium funciona de maravilla y no lo va a volver a cambiar hasta 3 ó 4 generaciones “locas” no puede prever que uno de los componentes puede romperse o dejar de funcionar bien. Entonces el problema se plantea o bien comprar una pieza “desfasada” que le solvente el problema relativamente hasta que decida “tener que ampliar”, o bien comprar un nuevo sistema con el que durar mas tiempo

Y de un Pentium III 450 Mhz Slot 1, Placa Slot-1 con soporte de memoria DIMM y AGP, 2 DIMM hasta un total de 384 Mb, placa de vídeo 3DFX Voodoo3 3000 AGP (compatible con su placa madre)…

…Pasa a: Pentium 4 Socket 478 1.8 Ghz, Placa Socket 478 con soporte de memoria RIMM y AGP 4x, junto a 2 RIMM hasta 256 Mb.

Sería casi irónico pensar que el famoso AGP podría utilizarse con su placa antigua, hasta que uno descubre por qué lo llaman AGP 4x: 4 formas de fastidiar al usuario:

  1. Lo primero la conexión difiere lo suficiente como para que no la puedas utilizar.
  2. Tienes que comprar otra.
  3. Puede elegir una AGP 4x normalita o una que te dure.
  4. Y después y por último, intentar que no te time un vendedor avispado, con una tarjeta “de segunda”, que te obligue más tarde a tener que comprar otra nueva y superior para arreglar el desaguisado.

Aparte de eso, notemos las diferencias de un equipo a otro, el modo de conexión de un procesador a otro, el sistema de ventilación de éste que también cambia, la nueva placa madre (armazón base, esqueleto del equipo) que tiene el conector de memoria diferente, el conector AGP un poco distinto, el sistema de alimentación (la fuente tiene que ser diferente o preparada para esta generación) y por un cúmulo de coincidencias, como el AGP es diferente, hay que comprar una nueva tarjeta de vídeo.

Total, que “el pequeño cambio” a la hora de elegir un componente “desfasado” con el que subsistir hasta dejar de ser compatible o el cambio a un equipo nuevo preparado para el futuro inmediato, que también dejará de ser “compatible” con el tiempo, se convierte en que pase lo que pase, el usuario final es el perjudicado que desquiciado y harto por la innovación, decide abandonar la informática y dedicarse a cosas más útiles que le permitan llevar una vida más sencilla, lejos del maravilloso mundo mejorado y lleno de posibilidades “compatibles”.

¿FIN?

2 comentarios

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

code

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.