Clase 4: Hacer copias de seguridad, ¿por qué son importantes?

0 votos

Muchas veces no nos damos cuenta de la cantidad de cosas que vamos echando dentro de un juguete, sea este un ordenador, un móvil o un Tablet: Fotos y vídeos hechos por nosotros, que nos pasan, para ver de diferente índole, descargados de Internet. Música por doquier comprada o descargada, documentos que creamos, sean o no importantes. Y la cantidad de horas y horas que le dedicamos a personalizar y poner como queremos nuestro juguete. Para que tenga las aplicaciones adecuadas y estén personalizadas a nuestro gusto. Por no hablar de las actualizaciones y la puesta al día cada x tiempo de programas: el Flash que se actualiza, la actualización de seguridad que tiene que ponerse “no sea que el usuario malintencionado ese que siempre avisan que va a aprovecharse” entre esta vez como Pedro por su casa. El navegador que quiere ponerse en la última versión que sino no quiere funcionar, etc.

Todo eso es un tiempo precioso que dedicamos a estos cacharros, y que nos ha costado para hacernos con toda la colección de posesiones virtuales dentro de un bicho tecnológico. Pues bien, jamás pensamos que estos cacharros puedan fallar de forma estrepitosa, pero la verdad es que lo hacen. Puede ocurrir lo peor de lo peor:

  • Que el disco duro diga basta: Los discos duros actuales tienen platos de datos y una cabeza lectora, estos elementos son móviles, con el paso del tiempo se desgastan, también puede ocurrir que con el traqueteo la cabeza toque el plato y haga un estropicio. O bien de un día para otro empiece a hacer un tac-tac muy raro que no te gusta. Los discos duros modernos (tecnología SSD) también tienen su vida, estos no emplean piezas móviles para la capacidad, pero tienen un limite de grabaciones y borrados en la memoria, limite que dura bastante años, por ejemplo para memorias portátiles como llaves o tarjetas de memoria, pero que en un dispositivo como un disco duro, que tiene mayor rango de variaciones de grabaciones se notará mas la degradación y empezará a fallar. En dispositivos como teléfonos/Tablet‘s tampoco está exento este problema, a fin de cuentas también es una memoria de grabación.
  • Que el sistema operativo diga basta: El sistema es una pieza de programación que está compuesta por muchos ficheros en un conjunto organizado para que funcione de una determinada forma. Unos ficheros serán llamados por otros y harán su cometido. El casa es que estos ficheros, con el tiempo van cambiando, son actualizados, se descubren fallos, etc. Entonces sacan una actualización que te instalas. Puede ocurrir que con tu configuración específica con unos programas y unas características que no son iguales para todos, no funcione adecuadamente. Entonces da un error. A veces ese error es mínimo, otras veces es mas poderoso y falla completamente. Quien dice actualización, dice un programa nuevo que no se comporte adecuadamente con todo lo anterior. Esto puede ocurrir incluso, si una pieza del ordenador esta un poco defectuosa o es un poco diferente y no ha sido probada con el programa, controlador, o sistema operativo. Por lo tanto el sistema operativo es una pieza delicada, que en determinadas circunstancias puede hacer que no funcione nada. En dispositivos como Teléfonos/Tablet‘s, es mas difícil “cargarse el sistema operativo”, pero los programas también influyen en la compenetración, y algunas veces cuando sacan actualizaciones de los sistemas portátiles alguna se ha dado que no se ha probado lo suficiente y hace fallar el sistema, dejándote tirado.
  • Que el usuario meta la gamba: en determinadas ocasiones, los usuarios no estamos exentos de meter la pata, a veces con demasiada frecuencia, y después vienen los “ahí va“, o expresiones como “yo no he sido…“, o peor aun “estaba yo comportándome como un angelito, y esto le dio por fallar solo…” el caso es que muchas veces tratamos de hacernos los listos, y la cagamos estrepitosamente. Muchas veces intentamos hacer limpieza de una determinada zona y nos cargamos algo sensible que nosotros creemos que “no sirve para nada“, pero resulta que si servía. Otras veces hacemos “una mejora” y nos cargamos otra cosa que hace que esa mejora sea “una empeora“. A veces estamos haciendo un trabajo enorme sin comprobar si de verdad tenemos o no las características adecuadas y tampoco si sabemos lo que va a pasar.

Lo peor del asunto es que no nos acordamos de los datos y todo el tiempo que llevan ahí dentro hasta que ya suele ser demasiado tarde, falla por donde sea, y perdemos éstos. Momento en el cual nos recorre unas extrañas energías de impotencia y de mal humor, condimentadas con sollozos desconsolados y rabia. Y pensamos que todo es una mierda y que esta todo el mundo en nuestra contra.

Para prevenir este estado emocional y salvaguardar nuestros datos, se inventaron:

Las copias de seguridad

Hay varios tipos de copias: solo guardar los datos importantes de nuestros ficheros, o guardarlo todo (datos, programas, configuración, forma en la que están). Esta última son la mas eficaces, y la mas convenientes.

Para la primera forma, con que nos hagamos con un disco duro externo (los venden de muchas clases, tamaños, colores, y velocidades), nos podemos apañar. Si disponemos de una grabadora de CDs o DVDs, también podemos grabar los datos ahí. Unas recomendaciones para los que lo hagan en dispositivos ópticos:

  • Si los datos son muy sensibles o importantes: haced 2 copias, una que esté a buen recaudo, guardada y almacenada en óptimas condiciones a poder ser (para que el disco dure mucho tiempo), y otra que será la que mas utilicemos. Si falla la mas utilizada —con el tiempo lo hará— tendremos otra con la que podremos hacer una nueva copia adicional y seguir usándola como la habitual.
  • Si no son tan importantes: podemos guardar solo un disco, pero sabiendo que cuando falle, no tendremos posibilidad de una recuperación. Pero hay determinados contenidos que no hemos generado nosotros, sino que hemos cogido de por ahí, o bien nos han pasado, que no son consideramos tan importantes como para hacer varias copias. Ante cualquier indicio de fallo, será necesario cambiar de disco a otro nuevo o salvar lo máximo posible para no perderlo todo.

Podemos grabar nuestros datos en discos duros externos, en llaves de memoria portátiles (pendrives), o en discos ópticos (hay mas sistemas, pero estos son los mas utilizados actualmente). Según la cantidad de datos, el tiempo y el dinero de que dispongamos, elegiremos uno u otro sistema.

¿De qué tamaño debemos comprarlo?

Para disco duro, sería conveniente mínimo el tamaño de los datos que vaya a contener. En copias completas podemos elegir tamaño similar al que tenemos (ya que nunca lo llenamos hasta los topes), pero si hacemos copias incrementales es conveniente mas tamaño para tener mayor posibilidad de recuperar archivos antiguos.

Para dispositivos portátiles (teléfonos móviles, Tablet’s) los programas que recomiendo mas abajo normalmente podrás hacer copias en el propio dispositivo, a no ser que emplees los oficiales, en las que las harás desde el disco duro del ordenador. Para hacerlas desde el dispositivo en cuestión, deberás tener una tarjeta adecuada en capacidad para mantener todos los datos. Quizás sea preferible una adicional a la que uses habitualmente, con la que puedas sacarla y guardarla a buen recaudo. Otra posibilidad es conectar el cable de datos (sobre todo en Tablet’s) a un pendrive, disco duro externo, y salvar los datos ahí. La tercera pasa por utilizar un espacio “en la nube” (un disco duro virtual que pasaras lo importante a él como copia de seguridad. Algunos espacios “en la nube” te darán suficiente espacio para ésto gratis, si requieres mas hay que pagar una cuota mensual por el espacio y as veces por la transferencia)

Opinión personal sobre la elección

En antaño hice copias de seguridad en disquetes (en Amiga con el ABackup o el Quarterback Tools) actualmente  hago mis copias de otra forma en Amiga. En PC para pasar datos utilice (antes de la época del CD) cintas de Streamer (QIC 2120 Tape 250: de 120 Mb sin compresión, y 250 Mb con compresión), era “un sistema barato” para aquellos tiempos. Después he empleado CDs y DVDs cuando sabia que tenia que guardar datos importantes. Aun sigo haciéndolo de cuando en cuando. Durante un buen tiempo recopilé muchos datos en DVD, era el sistema mas barato. Con la bajada de precios de los discos duros externos, empecé a cambiar la forma de almacenar datos con una velocidad de acceso mucho mayor.

Personalmente opino que en pequeño disco duro portátil es lo ideal para hacer copias de datos, sean completa o de ficheros. No suele costar mucho y además podremos almacenar convenientemente fuera y alejado del ordenador. O bien llevárnoslo por ahí. Recordar que siendo un disco duro, si el del ordenador tiene piezas móviles, éste también, por lo tanto no está exento de problemas, también tiene su durabilidad, pero siendo uno de copias de seguridad, que normalmente usaremos para ésto, la unidad puede ser mas duradera. En cualquier caso, si vemos que hace cosas extrañas con el paso del tiempo, será conveniente que al primer indicio, compremos uno nuevo externo y volquemos todo el contenido a éste.

Otra cosa es que usemos el disco duro de copias de seguridad para llevárnoslo por ahí, cosa que ya será nuestra decisión. Entonces ahí tenemos que tener mas cuidado con los datos y también tener presente que a lo mejor nos hacen falta 2 discos, uno a buen recaudo y otro para utilizarlo de aquí para allá. O bien una solución mixta. Disco duro a buen recaudo y una llave (o varias) de memoria para transportar datos selectivamente (sean nuestros o de otra índole) —quien dice llave de memoria, dice disco óptico sea grabable (CD-R ó DVD±R) de una sola utilización, o re-grabable (CD-RW ó DVD±RW) de varias utilizaciones—.

Elegir una copia completa

El segundo tipo de copia de seguridad, el que lo guarda todo, es el mas adecuado para guardar no solo los ficheros, sino los programas y el sistema operativo. Hay estas posibilidades en este caso:

  • Si el disco duro dice basta, éste fallará de varias formas, pero todas ellas con la posibilidad de que ya nunca mas vuelva a funcionar, perdiéndolo todo.
  • Si el disco duro se te queda pequeño quizás necesites uno mayor, también es “una perdida“, pues tendremos que cambiarlo o añadir un disco duro adicional. En ordenadores de sobremesa esto es relativamente fácil pues suelen tener espacio adecuado para un segundo disco (a no ser que sean muy compactos: Barebones, ordenadores mini, de reducidas dimensiones, etc). En portatiles esto suele ser un problema, pues solo tienen un hueco para un disco duro. Para cambiar a uno mas grande, necesitas quitar el viejo y poner el nuevo. ¿Y cómo metemos los datos? Pues normalmente suele hacerse una nueva re-instalación de sistema operativo, meter los programas y nuestros datos.
  • En dispositivos portátiles (teléfonos y Tablet‘s), la memoria interna no varía, pero la externa (tarjeta en su mayoría MicroSD —aunque el tipo puede variar—, será necesario comprar una tarjeta nueva, y volcar los datos de un lado a otro, o bien tener varias tarjetas para según que contenidos y ficheros. Un apunte, si se “rompe” la interna, tendrás que cambiar de dispositivo, o bien llevarlo al servicio técnico —si está en garantía— para que te lo cambien —seguramente te cambiarán la placa del dispositivo o te darán uno nuevo— y dependiendo si es cosa tuya o fallo suyo, hacértelo pagar.

Con la copia completa, podemos volcar éstos como estaban en el antiguo (sea por rotura o por cambio completo). Y disfrutar de nuestra configuración “como estaba” ahorrándonos un montón de tiempo y disgustos.

¿Cuántas copias de seguridad y cada cuánto tiempo hay que hacerlas?

Dependerá de la importancia de nuestros datos. Cuanto mas importantes sean mas preocupado estaremos para que todas ellas estén a buen recaudo.

Si en antaño hemos perdido datos y hemos aprendido que las copias de seguridad eran importantes, entonces seremos nosotros los que voluntariamente y según nuestra experiencia anterior decidamos cuando hay que hacerlas y cada cuanto tiempo.

Algunos recomiendan que siempre que se hagan cambios se realice una copia. Otros si no están siempre activos dicen que una vez a la semana. Si tus datos están administrados de una forma que creas que puedes tenerlos mas o menos seguros, una copia completa puedes realizarla con un periodo mensual.

A la hora de hacer la copia

En las copias de seguridad completas también existen varios métodos de realizarlas:

  • Están las copias completas, hacer una entera de todo cada vez.
  • Están las copias incrementales. La primera vez la haces completa, y las siguientes solo copias lo que ha cambiado. El programa se encargará de este proceso, el mirara la copia completa que tiene ya, y sobre esa el siguiente bloque de copia dirá: “este archivo es igual, no hace falta“, “este es diferente versión, lo copio de nuevo“, “este es nuevo, para la saca“. Y así sucesivamente.

Hay de más tipos pero estas son las mas habituales.

Si tenemos un disco duro dedicado solo para la copias, quizás las incrementales sean las adecuadas. Podremos tener “varias versiones” de copias y ficheros. Cuando el disco duro se llena con copias incrementales, lo que suele hacer el programa es borrar las mas antiguas, para dejar espacio a las nuevas, de esa forma no perderás datos “poco relevantes y repetidos” pero siempre tendrás una copia actualizada de lo que ya usas.

Si el disco duro externo tiene varios usos, quizás una copia completa de todo será lo adecuado, porque esta la realizará en un solo bloque. Y podrás organizar los demás datos en diferentes carpetas.

Las copias completas suelen tardar mas tiempo, dependiendo de la cantidad de datos que almacenemos y la velocidad de transferencia (lectura de estos, grabación en la unidad, y velocidad de nuestro ordenador para procesar esta tarea).

Las copias incrementales tardan solo lo que hay que cambiar. La primera vez es la que mas tarda, después solo hacen cambios de lo necesario.

Un último apunte, para estar completamente seguros de la copia es conveniente comprobarla. Es decir, una vez realizada, deberemos emplear tiempo de verificación. Para no tener que hacerlo nosotros, le diremos al programa que la compruebe él, Si pasa la verificación entonces se habrá hecho bien. Esto se traduce en mas tiempo: hacer la copia y comprobarla. La comprobación no llega a ser el mismo tiempo de la grabación, pero si te tardará un poco mas, con la ventaja de que cuando tengas que restaurarla —si tienes que hacerlo— tendrás la seguridad de que lo que grabaste, funciona.

¿Qué programa emplear para esta tarea?

Pues hay muchos.

  • Para Windows: Yo he utilizado uno relativamente fácil llamado Acronis True Image, es un programa comercial, y la versión actual para usuarios domésticos vale unos 50 € (para 1 usuario, o sea un PC con Windows). Si no queremos pagar dinero, te recomiendo el Clonezilla (es una programa especial de copias de seguridad gratuito y código libre).
  • Para Usuarios de Mac con OS X: La que viene con el sistema operativo Time Machine a partir de la versión 10.5 Leopard. Es rápida y sencilla. Solo conectar el disco duro y poner la aplicación a funcionar. Si tenemos un disco duro en red, las copias las hace automáticas cada hora. Si lo conectamos nosotros cada x tiempo, el ordenador te avisa cada 10 días de que hay que hacer copia, enciendes el disco duro, hace la copia en unos minutos, y lo apagas, hasta la siguiente vez. Para usuarios con sistema operativo anterior a Leopard, le recomiendo el Carbon Copy Cloner, un software muy potente que permitirá hacer copias fácilmente. Actualmente este programa es de pago: 34 € cuesta. Para los que no quieran pagar, les recomiendo el Clonezilla.
  • Para usuarios con distribuciones Linux: Hace tiempo utilice un software llamado Clonezilla, es gratuito y código libre. También sirve para otros sistemas.
  • Para usuarios de Android (Tlf móviles y Tablet‘s): Con el software que te viene para sincronizar con el ordenador, te permite hacer copias de fotos, vídeos y tus ficheros. Esto te servirá al menos para tener al día la parte que generas. Si quieres tener además los programas que instalas:
    • Un explorador de ficheros como el File Expert con nubes de GeekSoft. Te permitirá hacer una copia de seguridad de las aplicaciones en, por ejemplo, la tarjeta de memoria SD externa.
    • Otro programa interesante puede ser el Titanium BackUp de Titanium Track, pero éste requiere que tengas Acceso Root para poder realizar operaciones importantes, aunque las copias de seguridad de programas debería dejarte.
    • Otra aplicación que no he probado pero que recomiendan por ahí es: Helium – App Sync and BackUp de ClockworkMod. Esta no necesita tener Acceso Root, pero necesita Android 4.x. Para los que usan Android 2.x pueden probar con Super Backup : SMS & Contactsc de Mobile Idea Studio, tampoco requiere Acceso Root, y son fáciles de hacer,
    • Todas ellas tienen versión gratuita con anuncios, y si quieres algunas opciones adicionales y quitar los anuncios, pagas por ellas. Eso a tu libre elección.
  • Para usuarios de iOS (Tlf y Tablet de Apple): Existen dos posibilidades iCloud o iTunes. Las primeras son “en la nube” (5 Gb gratis, si necesitas mas espacio tienes que pagar). En iTunes las harás desde tu Windows o Mac con éste programa que te dicen que tienes que usar para estos dispositivos. Te recomiendo la lectura de este documento oficial: “iOS: Cómo realizar una copia de seguridad y restaurar contenido

¿Qué hacer cuando ocurre el gran desastre?

Ante todo si tenemos una copia, que no cunda el pánico, tendremos que restaurarla.

Si no tenemos una copia… corred como pitufitos perseguidos por Gargamel y Azrael.

Espero que hayáis leído el documento completamente, porque hasta ahora no os había dicho que para restaurar necesitamos un “disco de arranque” en ordenadores. :mrgreen:

  • Para Windows: si hemos empleado el Acronis True Image, tendríamos que habernos generado el disco de arranque (CD/DVD, o en llave de memoria)  con el que poder iniciar el ordenador de nuevo, conectar el disco duro de la copia de seguridad y restaurar nuestros datos. Si empleamos el Clonezilla arrancaremos el disco de inicio —que también sirve para hacer las copias— y restauraremos los datos.
  • Para Mac OS X
    • con Time Machine: Principalmente, iniciar con el disco que se nos entrega con el ordenador, esperar a las opciones de instalación, en vez de instalar el sistema acceder al Time Machine conectando el disco duro de las copias y restaurar.
    • con Carbon Copy Cloner: Este programa lo que hace es una copia exacta del sistema, tendremos que tener los conocimientos adecuados para arrancar desde la copia que hicimos y hacer una nueva copia a partir de esa en el disco duro del Mac. Este proceso tienes que aprenderlo antes de que ocurra el desastre.
    • con Clonezilla: Arrancaremos el disco de inicio —que también sirve para hacer las copias— y restauraremos los datos.
  • Para distribuciones Linux: Con Clonezilla, arrancaremos el disco de inicio —que también sirve para hacer las copias— y restauraremos los datos.
  • Para Android: Restaurar a los valores de fábrica el dispositivo. Si lo necesitas, actualizar el Android, y después pondremos nuestro programa de copia y restaurar nuestros ficheros con el sistema que hayamos elegido.
  • Para iOS: Restaurar a los valores de fábrica. Pondremos el iCloud o el iTunes a funcionar con la copia de seguridad a restaurar.

Y eso es todo.

1 comentario

ATENCIÓN: Puedes opinar sin meter Correo electrónico o Web.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CAPTCHA *